Parroquia San José

Recuento Histórico

Para recoger la historia de la Parroquia San José, tenemos que remontarnos a la era del presidente Horacio Vásquez y a la era del presidente Rafael Leonidas Trujillo Molina. Para la era de Horacio Vásquez los feligreses de esta comunidad para participar de la Misa y los sacramentos, se trasladaban a la parroquia San Francisco de Asís del municipio de Bánica, ya que Pedro Santana era una sección (Cercadillo Cabrera) de Bánica. Fue la primera iglesia que conocieron estas gentes.

Así transcurrió este periodo, y ya, para 1930 cuando Trujillo asume el poder, comienzó la gente a reunirse a través de los alcaldes, para celebrar la Misa con los sacerdotes capellanes que venían de la capital y de San Juan de Maguana.

Cuenta el señor entrevistado. José Manuel de los Santos, de 90años y su esposa Fidelina Guerrero, que como ellos vivían de la agricultura y de la crianza de animales no les interesaba mucho de lo que estaba pasando en su comunidad, pero que esos sacerdotes que venían cada cierto tiempo bautizaban y casaban a las personas que así lo deseaban, sin recibir ningún tipo de catequesis.

La gente de fe participaba de la Misa y de los sacramentos debajo de un árbol de tamarindo, hasta que se le ocurrió a la señora Adelita Alcántara la idea de solicitarle al presidente Trujillo en una visita en esta comunidad la construcción del templo. Inmediatamente el gobernante ordenó al ingeniero Bin Gomesa en Bánica y desde allí comienzan en Pedro Santana los servicios religiosos y sociales especialmente en caminos vecinales en la comunidad de la  Palma, el Córbano y Arroyo Grande

Según documentos archivados en la oficina de la parroquia de Bánica para los días 5 y 19 de diciembre del 1957, siendo ya Pedro Santana municipio, quedan conformadas las personas que componían la hermandad “fervoroso San José” de la sección Rió Limpio; la colonia de Guayajayuco; El paraje de Billiguin; La sección El Hoyo; y el paraje de la Sierrecita

Es bien sabido que la parroquia San Francisco de Asís y la parroquia San José han estado por muchos años ligadas e integradas en los trabajos y actividades religiosas y sociales, por tal razón a la salida del Padre Ramón hubo un intervalo durante las décadas 1970 y 1980 si sacerdotes fijos, pero cada cierto tiempo venían de Comendador sacerdotes y monjas a celebrar la Misa y a dar catequesis a niños(as) para los sacramentos de Bautismo y Comunión, en el templo y en otras comunidades cercanas.  Recordamos al: Padre Donald, Padre Gery, las hermanas españolas y Padre Guillermo.

A mediados  de la década del 1980 (1985 – 1989) llegaron tres hermanas de Puerto Rico: Mercedes, Soki y Lili; También dos seminaristas: Félix Abreu y Asdrúbal y la voluntaria Joanna. Se radican en la parroquia San Francisco de Asís (Bánica) y desde allí le dan participación a la parroquia San José en los trabajos y actividades religiosas.

Con las hermanas y el seminarista Félix se preparan muchos niños y niñas para el sacramento de Bautismo, también se preparan María de los Ángeles Amarante y Julia Valenzuela como catequista y celebrantes de la palabra de la parroquia San José. Al celebrarse todos los sábados la celebración de la palabra aumenta la asistencia y la participación de la gente en el templo.

Para los últimos años de su estadía, la hermana Lili logra estar un año en la parroquia San José. Organiza el grupo de oración de la mañana con personas de la Iglesia. En la actualidad, este grupo se reúne de lunes a  viernes, cantan, leen y comparten la lectura Bíblica, hacen peticiones e invocan al Señor.

Estando la hermana Lili en esta parroquia, se presentó una situación en la comunidad: La llegada de 30 personas procedentes de Haití, 3(tres) norteamericanos y lo demás (27) eran niños y niñas de un albergue de Haití que oscilaban de 1(uno) a doce (12) años. Salieron del hermano país en busca de protección, ya que ese país estaba pasando por una situación política y social muy difícil.

Ellos se refugiaron en la Iglesia y en la casa de la hermana Lili. La comunidad cristiana le dio apoyo, cuidaban de los niños y (as); Los norteamericanos recibieron donaciones de otras instituciones de su país, desde Santo Domingo llegaron los diferentes medios de comunicación, entrevistaron algunos miembros de la comunidad. El síndico de ese entonces, Pastor Gomera Colón, el Fiscal Leovigildo Guerrero, la hermana Lili y otras autoridades competentes de la capital Dominicana lograron trasladar a los refugiados a una casa de campo en Jarabacoa. En ese mismo año estando el consejo reunido en la parroquia se presenta una situación parecida a la que se presentó cuando la hermana Lili. La llegada de 5 haitianos que huían del régimen de su país y se refugiaron en la Iglesia. Cuando los militares Dominicanos se dieron cuenta de esa situación, fueron custodiados hasta tanto se le informara al Presidente Joaquín Balaguer.

En el año 1991 la Diócesis de Arlington, Virginia, USA. Llega de misión a la parroquia de Bánica, enviando como párroco al Padre Gerardo Creedon,  quien durante 4 años (1991- 1995) junto a la Hna. Joanna que ya se encontraba de misión en Bánica, le dan un gran empuje  a los trabajos pastoral y social a través de organizaciones como: Comunidades Eclesiales de Base (CEBS), la cual se venían instrumentando con la asesoría de Joanana ya antes mencionada. Estas comunidades tuvieron un gran impacto por su identificación con los problemas sociales y luchas comunitarias por mejorar su calidad de vida.

Desde estas comunidades se formaban los catequistas, los celebrantes de la Palabra y a través del trabajo arduo de estos grupos aumentaron los sacramentos de Bautismo, Comunión y Matrimonio, dando vida a la fe que desde hace mucho tiempo había estado apagada por la ausencia de sacerdotes. También surgieron en ese tiempo  algunas inquietudes vocacionales dentro de la cual podemos citar: Wilson Fragoso y Roberto Manuel Alcántara que a finales de 1994 comenzó su formación para presidente de asamblea y en 1998 fue seleccionado para participar del primer grupo de candidatos al diaconado permanente de la Diócesis de San Juan, siendo instituido presidente de asamblea por Monseñor Grullón en marzo del 2001 y luego en septiembre del 2001 fue ordenado Diácono permanente junto con dos más siendo estos los tres primeros de la Diócesis

Otras organizaciones que se formaron a través de la junta de pastoral social que en ese entonces estaba compuesta por miembros de los dos pueblos (Bánica y Pedro Santana) fueron: Proyecto de fondo rotativo, patronato pro-construcción, Junta pro-desarrollo Bánica y Pedro Santana, esta última (idea de Monseñor) con el fin de unir las autoridades de en la búsqueda de soluciones a los problemas que afectaban a las comunidades de los dos municipios, la cual después de dos años de invitación y motivación, sin resultado, porque las autoridades no tenían ningún interés, dejó de funcionar.

Todas estas organizaciones dieron origen a una serie de luchas y proyectos que beneficiarían a las comunidades de las dos parroquias, tales como: Reconstrucción de la carretera Matayaya – Bánica – Pedro Santana, terminación de la construcción del Hospital de Bánica, préstamos para micro – empresas, organización del comité de ayuda para los desposeídos de las diferentes comunidades, proyectos de consultas médicas en los campos con donación de medicinas y programa de venta a bajo precio, atención en salud bucal, programa de ventas de filtros, reparación de camino vecinal, entre otros de ayuda para los más pobres: Transporte con pacientes desde y hacia los hospitales, atención directa a los emigrantes.

En enero de 1993 esta comunidad eclesial es constituida parroquia oficialmente por Monseñor José Dolores Grullón estrella, Obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana, y, en 1995 el 16 de enero, es nombrando párroco el Padre Tomás J. Cassiddy, quien en lo adelante sería el responsable de toda la acción pastoral de esta nueva parroquia.  Ese mismo año el 10 de noviembre llegaron a la parroquia de la misma Diócesis de Arlington dos voluntarios que se instalan en la Parroquia José y Teresa y  más tarde, el 15 de diciembre el seminarista Pedro Rodríguez quienes se integraron a los trabajos pastorales que venía realizando en la parroquia por  el Consejo Parroquial que se reunía para planificar y llevar a cabo la tarea evangelizadora del pueblo con  sus comunidades, juntamente con los miembros del equipo de pastoral de Bánica.

En 1994 fue un año de mucho progreso para la parroquia:

*Participa por primera vez de la asamblea Diocesana en el Pittini en San Juan de la Maguana.

*Se celebra en la parroquia la primera reunión zonal.

*Con la visita pastoral (del obispo) se forman los consejos comunitarios.

*A nivel de parroquia se forman los primeros (7) distritos: Pedro Santana, El Corbano, Arrollo Grande, LaYamaya, Sierecita, El Rincón, La Peña

Para ese mismo año (1994) se elaboran proyectos de reparación de pozos, construcciones de tanques de reserva de agua, construcciones de escuelas rurales, ampliación de caminos vecinales que beneficiarían a las siguientes comunidades: La Descubierta, La Palma, El Corbano, Cercadillo, Arrollo Grande , Cajuilito, La Cana y La Yamaya. Este proyecto era coordinado con Lomé IV.

A la salida de Padre Gerardo Creedon en el año 1995 llega a la parroquia de Bánica el día 15 de agosto el Padre Patricio L. Posey, quien más tarde en enero de 1996 es nombrado párroco en Pedro Santana y Padre Tomás pasa a ser el Párroco de Bánica, sustituido más tarde por el Padre Donald que no pudo terminar su misión en Bánica por graves lesiones que sufriera en un accidente de tránsito. El 11 de junio de 1996 llega a la parroquia otra voluntaria nueva (Patricia Balestra) quien sustituye a José y a Teresa, y en Junio de 1997 llega una pareja como voluntarios (Paco y Ana María) que sustituyen a Patricia. Siendo estas misiones de voluntarios una parte importante en el trabajo pastoral tanto a nivel de la población como de las comunidades sobre todo con los jóvenes y la catequesis.

Con la llegada de Padre Patricio como párroco se inicia una nueva etapa de evangelización en la parroquia de Pedro Santana, dando mayor énfasis a las Misas, aumentando dos Misas en la población de Pedro Santana y una Misa cada mes en las comunidades que integran los distritos del Córbano y de Arroyo Grande, y una presencia en todas las comunidades mediante la visita casa por casa, continúa con las visitas a las lomas que ya estaban asesoradas por Ángel María Familia quien trabajó desde 1991 hasta  marzo del 1998, realizando 4 visitas al año.

En la visita pastoral de enero de 1996, las Comunidades Eclesiales de Base son sustituídas por los Consejos Comunitarios como una estructura organizativa de la Diócesis. Las comunidades dejan de reunirse y los consejos también tienen dificultades para reunirse. Como resultado, las comunidades entran en un  proceso de cambio y adaptación. Las visitas casa por casa continúan cada cierto tiempo por el Padre Patricio haciéndose acompañar de miembros de la comunidad para invitar la gente a participar sobre todo de la Misa,  las celebraciones de la Palabra y catequesis. Se reanudan las celebraciones de la Palabra, la catequesis y comienza a aumentar la participación en las Misas tanto la dominical como las de la semana y en las diferentes comunidades que por primera vez recibían una Misa mensual en cada comunidad.

En el trabajo social de la parroquia se continúan los proyectos de reconstrucción de caminos vecinales, se inicia el proyecto agrícola en las comunidades de La Palma, El Córbano, Cercadillo, Arroyo Grande, el Morro, y la Cueva. Este proyecto consistía en apoyar a los agricultores con semillas, herramientas, alimentos donados por el P.M.A. , la preparación en la conservación de suelo a las parcelas mediante barreras, construcción de enramadas y silos para guardar semillas, viveros como apoyo a la agricultura. Proyecto este que se cayó por la falta de organización por parte de los mismos agricultores.

Otro proyecto que se llevó a cabo en la comunidad del Córbano fue la construcción del primer acueducto rural para esta zona, construido por el ingeniero Abrahán Riveras con el apoyo de C.R.S., la parroquia y la comunidad. Este proyecto fue diseñado para Cercadillo y el Córbano pero por Cercadillo no organizarse se dio solo en el Córbano. En ese mismo año se comienzan a construir las capillas de El Córbano y El Morro.  Continúan con más intensidad las visitas de grupos de médicos de los Estados Unidos  a la parroquia de Bánica y visitando también las comunidades de Pedro Santana con consultas, diferentes tipos de vacunas, dentista, médico de la vista  y medicina gratis.

Otro proyecto desarrollado por la parroquia fue la reparación y construcción de caminos con alimentos del P.M.A., con el cual se amplió el camino desde el mercado del Morro hasta el pie de la subida de la Cueva y desde el mercado hasta la comunidad de Tocino permitiendo que por primera vez una guagua pudiera llegar a esos lugares, y la reparación de varios caminos más en diferentes comunidades.

El 3 de diciembre de 1997 llegan a la parroquia desde Brasil, tres Hermanas Catequistas Franciscanas (Hna. Hedwiges Rossi, Gracia Viel y más tarde la Hna. María Arli Sousa). Con la llegada de las hermanas, toma impulso el trabajo evangelizador de la parroquia y una especial atención a las comunidades de las lomas dando seguimiento muy de cerca a todas las comunidades y trabajando en la formación de líderes, catequistas y otras necesidades de la gente en los lugares más apartado del pueblo.

Estas tres hermanas, aunque se han involucrado en conjunto de toda la acción pastoral,  se dividieron en tres áreas especificas de la cuales asumieron en término de asesoramiento toda la tarea y responsabilidad que las mismas necesitaban, estas áreas son: Catequesis Hna. Hedwiges Rossi, Pastoral Social: Gracia Viel, Pastoral Misionera, Hna. María Arli Souza desde estas tres áreas y con una clara visión de cómo motivar e impulsar la vida y la fe a todo los niveles, estas mujeres han dado todo a cambio de nada para que hoy más que nunca nuestra parroquia y sobre todo las lomas se sientan cada día más cerca de la Iglesia y puedan contar con alguien al momento de pensar en cualquiera de los niveles de la vida, tanto en lo material como en lo espiritual. La Hna. Arlí regresó a Brasil en diciembre 2001.

Para el año 1998 llega a la parroquia otro voluntario del Cuerpo de Paz (Andrés Clarens) quien con el apoyo de FUNDASEP, inicia la construcción de un  acueducto para la comunidad de Cercadillo y  ampliación del acueducto del Córbano para las comunidades de La Palma y Descubierta, con fondos de P.M.R. y otras instituciones de apoyo, patrocinado por la Parroquia, e inició los pasos para la construcción de otros acueductos en la zona de Guayajayuco y Billiguin junto con la Hna. Gracia.

En el año 2001 a la salida de Andrés llega otro voluntario Jaime Alivanez, quien se establece en Bánica y desde allí da seguimiento a los trabajos de construcción del proyecto CAPAROVI, que se compone de tres acueductos para cuatro comunidades, este proyecto fue inaugurado en abril sumando a 8 las comunidades que durante los últimos 5 años y mediante el trabajo pastoral de la Parroquia  con el apoyo del Obispado tienen agua potable.

En la búsqueda del mejoramiento de la salud, se hacen otros proyectos tales como: Construcción de letrinas, se continúa la venta de filtros y tres  equipos de médicos Americanos cada año visitan las comunidades además de enfermeras y estudiantes que ocasionalmente visitan estas Parroquia. En septiembre del 2001 llega el padre Juan O’Hara como vicario de la parroquia para ayudar a padre Patricio con las Misas, la visita a las lomas y la visita a los enfermos.

Un logro muy importante de esta parroquia es un sistema de radio de comunicación que comunica a las comunidades con la parroquia, ubicados en las comunidades de La Yamaya, Patricio, Cierrecita, La Peña, Rincón, Billiguin y Guayajayuco, con una unidad instalada en Pedro Santana, El Centro Parroquial, La Oficina Parroquial de Bánica, Oficina Parroquial de Elías Piña, y en tres guaguas para facilitar la comunicación.

Un programa de becas estudiantiles conjuntamente con la parroquia de Bánica, que ha beneficiado a varios jóvenes de la parroquia, con cursos de computadora estudios universitarios y apoyo a las escuelas con materiales educativos, La participación en cursos impartido por INFOTEP, entre otros logros  importante tales como viajes etc.

En la actualidad 2002 nuestra parroquia cuenta con más de 15 capillas para sus celebraciones distribuidas en igual número de comunidad, 5  acueductos rurales para 8 comunidades, comunicación entre la parroquia y las comunidades, proyecto de alfabetización, letrinas, aumentan los miembros del consejo distrital  de 12 a 32.