Parroquia Nuestra Señora del Carmen

c_289_175_16777215_00_images_PLCasas.jpg

 Nuestra Iglesia nació en el año 1 del S. XX, con la construcción de una capilla de tablas de palmas y techada de yagua.   Más tarde fue reconstruida y se amplió utilizándose para ese entonces madera preciosa y techada de zinc.  Dicha capilla estaba situada en el lugar que ocupa actualmente el parque municipal que lleva el nombre Juan Pablo Duarte.  Luego en el año 1920, Trujillo, construyó el actual templo, el cual está ubicado en la entrada de la población y ya está resultando pequeño para la comunidad, por lo que nos hemos visto en la necesidad de iniciar la construcción de un templo más espacioso y  moderno valorado en 8 millones de pesos.

Desde un principio nuestra Iglesia era visitada por sacerdotes de la diócesis de la vega, entre ellos el P. Montoya y Mons. Pittini, más tarde vieron sacerdotes de la parroquia de San Juan de la Maguana, quienes venían dos o tres veces al año y aprovechaban la visita para realizar algunos sacramentos, tales como: Bautismo, Confirmación y Matrimonio.

Nuestra Iglesia fue elevada a la categoría de parroquia en el año 1954, bajo la protección de la virgen Nuestra Señora del Carmen, siendo su primer párroco el p. José Juan. Aquí se dice que antes de que hubiera sacerdotes fijos los católicos creyentes mantenían su fe con el rezo del santo rosario, las peregrinaciones, noches de velas, horas santas, toques de palos, etc.

Desde un principio nuestra parroquia tenía una extensión muy grande y comprendía las Yayas, Bohechío, Guayabal con todas sus comunidades. Ahora nuestra parroquia es más pequeña debido a que las comunidades mencionadas anteriormente fueron elevadas a parroquias.

El segundo párroco de nuestra parroquia fue el padre José King, Canadiense, quien realizó una ardua y titánica labor tanto en lo espiritual como en el campo social y material. Éste preparaba catequistas para las comunidades de los Indios, Monte Bonito, Guayabal, Las Lagunas, etc.

Su trabajo fue visto con ojeriza por las autoridades de este tiempo, pues eran en la dictadura de Trujillo llegándolo a tildar de comunista, y él optó por irse de aquí y se fue a San José de Ocoa, donde ayudó a desarrollar ese pueblo a tal punto que hoy es una provincia.

Luego de la partida del P. José King, han desfilado por esta parroquia una pléyade de sacerdotes misioneros, los cuales han dejado sus huellas a sus pasos y también sus frutos después de haber sembrado la semilla del evangelio. Entre ellos cabe mencionar P. Leonardo, P. Bernardo Connors, Víctor, Jaime, Bartolomé, Ángel de Banios, Ángel Jastre, Carlos, y luego el P. Camilo Boesman que duró desde 1978 hasta el año 1987, quien también realizó un gran trabajo tanto en lo espiritual como en lo social, y sobre todo durante el ciclón David, suministrándole alimentos a los más pobres y damnificados y reconstruyéndoles sus casitas, las cuales antes eran de techo de yagua y luego fueron cambiadas por techos de zinc, tanto en las comunidades como en los barrios.

En los últimos años nuestra parroquia ha sido atendida por los sacerdotes de la Diócesis de la Vega gracias a la generosidad de Mons. Antonio Camilo González. 

Aquí debemos destacar la labor pastoral que están desarrollando los padres de esta parroquia a favor de las comunidades, logrando formar los consejos de desarrollo de desarrollo con el P. Alberto al frente, han gestionado una serie de obras, las cuales están en ejecución muy avanzadas, que cuando se terminen cambiaran totalmente el entorno de nuestra comunidad, sin descuidar la misión pastoral y espiritual, que es el principal promotor de la construcción de nuestro templo, el cual será de gran orgullo para esta comunidad.

Finalmente queremos decir que esta parroquia es un poco adulta en la fe, somos una de las mejores organizadas de la Diócesis, es cooperadora y muy acogedora.

Su estructura está organizada de la siguiente manera: un consejo parroquial formado por veinte miembros, por distritos y consejos distritales, por comunidades y consejos comunitarios.