Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes

La Parroquia Ntra. Sra. de las Mercedes está ubicada en la provincia de Azua, formada por el distrito municipal de Pueblo Viejo y las comunidades: Terreras y Guayacanal. Tiene una población de alrededor de 7,000 personas. Fue erigida como tal el 18 de junio de 2000. Anteriormente era parte de la Parroquia Ntra. Sra. de los Remedios de Azua.

Breve reseña histórica.

La villa de Azua de Compostela fue fundada por Diego Velázquez en 1504. Se tienen informes que para el 1511, el primer obispo de Santo Domingo Fray García de Padilla inicia la primera iglesia de Azua, con fondos de las arcas de Isabel y Fernando, y las contribuciones de los hacendados de la región. Fue inaugurada hacia 1514. Es muy probable que dicha iglesia fuera destruida y saqueada por corsarios; pero tenemos noticias de que para el 1614 era una construcción de piedra porque los corsarios no pudieron destruirla. Pero, lo que no pudieron los corsarios lo hizo probablemente el terremoto de 1665. Al año siguiente, en 1666, el arzobispo Francisco de la Cueva dispuso que se levantara otra de piedra. Para 1751 vino otro terremoto que destruyó totalmente la villa de Azua y su templo, cuyas ruinas hoy nos indican su majestuosidad. A causa de dicho terremoto la villa de Azua fue trasladada a orillas del río Vía, a unos seis kilómetros del antiguo poblado, el cual no desapareció por completo, ya que algunos permanecieron allí o desde otros asentamientos  venían a cultivar sus sembrados, y, con el tiempo, otros retornaron y reedificaron sus viviendas, formándose el Pueblo Viejo de Azua que ha llegado hasta hoy. Esta nueva población era atendida pastoralmente desde el nuevo emplazamiento de la ciudad.

Las noticias de la población que formó a Pueblo Viejo después del terremoto son muy escasas. Es una tarea por hacer buscando los testimonios orales de los mayores. Suponer que se dedicaban a la agricultura y a la crianza de ganado, chivos y cerdos. Es muy probable que los moradores de la nueva ciudad tuviesen allí sus cultivos y que, dada la cercanía con la nueva villa de Azua llevasen a cabo sus relaciones comerciales básicas.

La vida de Pueblo Viejo transcurría junto al silencio de las ruinas del convento de los frailes mercedarios. Son estas ruinas las que identifican a sus moradores y el testimonio de su importancia para la región Sur de este país. Junto a estas ruinas las personas devotas y religiosas del lugar siguieron cultivando su fe en Dios y su devoción a la Virgen de las Mercedes en una pequeña capilla. Aquí celebraban la santa misa y los bautizos. Pero la gran celebración que agrupaba todo el pueblo e incluso desde Azua y lugares aledaños era la festividad del 24 de septiembre, fiesta de la Virgen de las Mercedes.

Para tal fiesta venía el cura de la ciudad para celebrar los sagrados ritos en honor de la patrona. Todos aguardaban jubilosos el paso de la procesión de la imagen de la Virgen por las calles del pueblo. Esta devoción mantuvo la fe católica en estos moradores con la ayuda de los sacerdotes de la Parroquia N. S. de los Remedios de Azua, a cuya jurisdicción perteneció Pueblo Viejo hasta el año 2000.

Pueblo Viejo erigida como Parroquia Ntra. Sra. de las Mercedes
Por: P. Julio Martín Castillo Mejía

La comunidad de Pueblo Viejo fue creciendo con el tiempo. Para el 1993 se estimó su población urbana en 3, 091. Sin embargo, el crecimiento demográfico estaba muy por debajo del desarrollo socioeconómico y cultural. Lo mismo en lo que se refiere a la instrucción y participación ordinaria de las actividades religiosas. Considerando estas condiciones el Señor Obispo Mons. José Grullón, al realizar una visita pastoral a la Parroquia N. S. de los Remedios, elevó el 18 de junio del 2000 al distrito Municipal de Pueblo Viejo a la categoría de Parroquia en presencia de su primer párroco el Padre Julio Martín Castillo Mejía, el P. Mártires García d’ Oleo, el sacerdote Antonio Sánchez sj, vicario parroquial de la Parroquia de los Remedios y delegaciones de Pueblo Viejo y comunidades aledañas.

La nueva Parroquia N. S. de las Mercedes tendría como sede la pequeña capilla levantada junto a las ruinas del antiguo convento, y las comunidades aledañas: Guayacanal y Terreras. Esta Parroquia, con una población aproximada de 7,000 personas, crearía sus propias estructuras y asumiría la formación de sus laicos. Para un mejor funcionamiento, se dividió en tres distritos parroquiales y en 16 sectores. En estos dos años de vida parroquial, la Parroquia tiene como meta la construcción del Templo a nuestra señora de las Mercedes en Pueblo Viejo, y dos capillas: San Martín de Porres en Guayacanal y El Divino Niño Jesús en Terrera.  También tiene la ardua tarea de formar el consejo parroquial, tres consejos distritales y un consejo comunitario en cada sector.

Pueblo Viejo territorio de Misión

El trabajo pastoral en Pueblo Viejo puede ser considerado como de territorio de misión. Por esta razón, vino por seis a la Parroquia un diácono de Bonao, Bienvenido Mosquea junto con su esposa María. Su presencia como matrimonio consagrado fue un signo para la comunidad. El puso sus conocimientos de albañilería y carpintería junto al laico Juan Vargas, para reparar la capilla que había sido afectada desde el ciclón David en 1979, y luego  con el paso del ciclón George en 1998.

En enero de 2001 llega un equipo de cuatro misioneros laicos diocesanos de España: Urrategi Alberdi, Ignacio Sotoca, Toñi Roldán, Camino González, a petición y solicitud hecha a OCASHA CCS por Monseñor José Dolores Grullón Estrella. Estos misioneros laicos forman equipo pastoral con los sacerdotes y acompañan las comunidades en su tarea de organización y crecimiento en la fe. Posteriormente se unió al equipo el P. Rafael Cuello en sustitución del P. Mártires, quien asumió la rectoría del Seminario Menor de Azua.

En los últimos años, los fieles de Pueblo Viejo eran formados con laicos catequistas venidos desde la ciudad de Azua.  Al ser erigida como Parroquia, había un grupo de jóvenes llamados Los misioneros del amor, dirigidos por Don Arcadio, quien siempre ha animado la fe de este pueblo, Algunos asumieron la catequesis como Yokasta, Isabel Succa, Bienvenida. Estas mujeres han sido el apoyo junto a otros que se acercaron después para los misioneros y sacerdotes.

Actualmente en la capilla de Pueblo Viejo se celebran dos misas: los jueves y los domingos. En el patio de la escuela de Guayacanal todos los viernes se celebra la eucaristía y celebración de la Palabra, y los domingos en Terreras. En Guayacanal hay un pequeño grupo que con mucho entusiasmo quieren levantar una capilla en un terreno que adquirimos con donaciones. En Terreras se tenía un terreno para construir una capilla, la cual ya se ha iniciado, en la cual se venerará la imagen hermosa del Divino Niño, donación de católicos amigos puertorriqueños.

Se han ido formando grupos de catequesis, catequistas, grupos de jóvenes, grupos de comunidades, grupos de liturgia, grupos y asociaciones sociales. Hemos buscado la forma de que todos estos grupos y los consejos comunitarios parroquiales se reúnan en asamblea parroquial cada mes.

Todas estas iniciativas tienen el reto forjar la fe de esta comunidad y de asumir la gran religiosidad de los moradores de Pueblo Viejo, como se puede ver en su devoción a la Virgen de las Mercedes, sus cantos de salves, sus toques de palos, su respeto a sus difuntos y las solidaridad con sus parientes.