CONFIRMACION EN PARROQUIA INICIA MES DEL ROSARIO

c_300_175_16777215_00_images_confirmacion_portada.jpgCon la celebración de la misa de Acción de Gracias el pasado sábado 7 de los corrientes, presidida por monseñor José Grullón y concelebrada por el titular Rafael Cuello, por el Padre Ramón del Rosario en compañía del diácono Tomas Ramírez, concluyeron las festividades patronales en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, situada en la zona sur de Azua.

Pese a una llovizna pertinaz desde horas de la tarde y un apagón que se prolongó toda la noche, a la hora prevista de las 6:00  de la tarde, el templo estaba completamente abarrotado, con la presencia de fieles de las comunidades El Rosario y Las Barias.

La presencia de niños, adolescentes y jóvenes competía en número con los adultos presentes en la eucaristía, en que cual estaban presentes 9 princesas representando cada una un valor, entre las cuales resaltaban, entre otras, Solidaridad, fe, Esperanza, Misericordia, Compromiso.      

En un momento en que monseñor llamó a la princesa de la Fe a explicar el sentido del valor, la joven dejó perfectamente aclarado que su titulo era princesa porque reina solo hay una, la de la Virgen María del Rosario.

Pero al mismo tiempo su respuesta sin titubeos es una muestra del empeño  que pusieron los catequistas y demás líderes parroquiales en la preparación de las princesas.

c_300_175_16777215_00_images_Confirmacion_1.jpgLa parroquia celebró un novenario en el que cada noche tenia actividades con sus feligreses, que culminaban en el rezo del rosario en casas diferentes cada noche.

El culmen fue el acto de confirmación de 20 niños que previamente fueron asistidos en el sacramento de la confesión por el Padre Rafael Cuello.    

La parroquia Nuestra Señora del Rosario fue creada en el 1992, poco después de asumir la Diócesis de San Juan de la Maguana Monseñor Grullón, y entre sus comunidades se citan, además de Las Barias y El Rosario: Ansonia, La Ceiba, La Ciénaga y El Nuevo Curro, todas grandes productoras de plátanos y bananos.

Todas estas comunidades están compuestas por poco más de 500 familias, que sobrepasan las 2 mil personas.

Al finalizar la celebración eucarística los presentes en el acto compartieron un ágape y un refrigerio con los visitantes en un ambiente caracterizado por el compartir entre todos.           

 

Jose Daanilo