Parroquia Nuestra Señora de los Remedios

c_300_175_16777215_00_images_los_remedios00001.jpgVamos a hacer ese traslado, en el tiempo, de la mano de mi antiguo alumno en el Seminario Napoleón Apolinar Pérez. El hizo un gran aporte a la Historia Eclesiástica Dominicana con su trabajo de investigación sobre “La Parroquia Nuestra Señora de los Remedios de Azua”, publicado en 1962.  Yo lo compararía a un drama en seis actos.  Vean si no.

Primera Iglesia

Son los comienzos del siglo XVI, en los tiempos en que Hernán Cortés vivió en Azua, trabajando como escribano.

En 1511 el primer obispo de Santo Domingo, Fray García de Padilla inicia la PRIMERA Iglesia de Azua.  Fue inaugurada hacia 1514.  Las arcas del Rey Fernando el Católico y las contribuciones de los hacendados de la región  -esto era entonces un emporio azucarero-   la costearon.  Claro, no era mampostería como la actual, sino al estilo de la época, de madera techada en cana.

¿Cuánto duró esta PRIMERA Iglesia de Azua?   No se sabe.

Segunda Iglesia

Pero lo que sí consta en documentos es que un siglo más tarde, o sea, en 1614, fue saqueada por corsarios y no la destruyeron totalmente porque para ese entonces era de piedra, posiblemente de canto dorado.  Sus dimensiones pudieron ser las de una ermita actual.  Lo que no pudieron los corsarios lo hizo un terremoto.  Y, años más tarde, la destruyó de arriba abajo.  Los cultos se trasladaron a un bohío.

Tercera Iglesia

En 1666 el Arzobispo Francisco de la Cueva, dispuso que se levantara otra de piedra.  Pero la pobreza de la región, a causa de robos y asaltos de los vecinos, solo dio para levantarla de madera.  En 1677 ardió con el pueblo entero.

Cuarta Iglesia

Tres años más tarde, ya estaba levantada otra de madera también, pero mejor construida.  Mucho duró.  El terremoto de 1751 encontró poca substancia  -a decir de Apolinar-   para abatir la última Iglesia de la antigua Azua.  Pueblo Viejo es hoy su recuerdo.

Quinta Iglesia

Con el nuevo emplazamiento de la ciudad, (el que actualmente tiene), se levantó otra de maderas preciosas del país que resistiera el paso del tiempo.  Pero, oh fatalidad, los haitianos la quemaron junto con todo el pueblo en los días que siguieron al “Grito del Conde”.

Sexta Iglesia

Por fin, llegamos a la actual.  De ella tenemos registro fidedigno en la inscripción sobre mármol junto al altar del Santísimo.

Dice textualmente:

“Se empezó esta Iglesia en el 1882 y se concluyó en 1889 siendo cura y vicario foráneo el Señor Canónico y Honorable Presbiterio Don Pedro Ramón Suazo”

La bendijo el Rvdmo.  Señor Arzobispo Metropolitano Don Fernando A. De Meriño.

El actual campanario, que se eleva a la derecha de la fachada, es posterior a la Iglesia.  Se levantó gracias a una asignación del Congreso Nacional.

En 1940, con ocasión de un Día Eucarístico Sureño, se erigieron en los jardines laterales dos hermosos monumentos, uno al Corazón de Jesús y otro a la Inmaculada.  Este último lo donó el que fuera Presidente de la República, Buenaventura Báez, azuano.

En 1948, esta Iglesia fue designada  Santuario Nacional de la Virgen de Fátima.

En junio de 1981, siendo Presidente Antonio Guzmán, Patrimonio Cultural, toma a su cargo la restauración de la Iglesia (tejado nuevo, pintura, rehabilitación de altares, puertas, etc.).  En honor a la verdad hay que decir que lo hecho quedó magnífico.  Pero al empezar la restauración de la cúpula se dieron cuenta que estaba toda ella enmohecida y oxidada.  ¿Qué hacer?  Sólo esto: demolerla.  Tres años ha durado la espera.  Los cultos se celebraron durante más de dos años en el Salón del Club “19 de Marzo”, con todo lo que para la marcha de una Parroquia supone un cambio así.

Como las obras no se reanudaban, se aisló el ábside con una pared de tablas y el culto regresó a la Iglesia.

El lunes 14 de enero de 1985, empezó la demolición de la vieja Cúpula.

El equipo encargado de los trabajos asegura que para el “19 de Marzo”, fiesta azuana por antonomasia, la Nueva Cúpula estaría terminada. Pero este pueblo ha sido golpeado tantas veces en su credibilidad que si no lo ve, no lo cree.  Pero yo continuaré rabiosamente optimista.

La Cúpula llega a su fin. Pero no el 19 de Marzo, como lo tenía programado el Críspulo, maestro de Obras, sino unos meses más tarde.

Cuando todo estaba preparado para la inauguración, se presentó el Arquitecto Arturo Bisonó, que encontró tantas fallas, que no resistieron el examen para ser aprobada.  Lo rodeó de tablas, como de  un metro de altura, señaló las líneas de polos y meridianos, fue rellenando hendiduras y mochando montículos, aplicando las leyes geométricas.  Ese trabajo de remodelación les llevó varios meses.

Por fin, el día de la Patrona, 8 de septiembre, la entregó a la Parroquia.  Quedó hermosa y científicamente, bien hecha.

Desde el día en que empezó la demolición, 14 de enero de 1985, hasta la terminación total de la obra habían pasado ya 9 meses.

La dirigió Patrimonio Cultural por mandato expreso del entonces Presidente de la República Dr. Jorge Blanco.

Religiosos Encargados de la Parroquia de los Remedios a través de la historia.

Primero: Los Scarboros o Misioneros Canadienses (SFM)

Su llegada, fue en 1951.  Era un grupo de 3 ó 4 y lo dirigía el P. Eduardo Mc. Carthy, para ser el primer Párroco. Estuvo en el cargo como 7 años.

Lo fueron sucediendo el P. Roberto Hymus, el P. José Antonio Curcio y el P. Pedro.  Fue numeroso y de gran valía el grupo de canadienses que vinieron a trabajar en Azua.

Los padres Pedro y Curcio fundaron el Centro CASO, donde daban cursillos a organizaciones campesinas.  Les llovieron muchos ataques de grupos y personas conservadoras de la ciudad, por haberse volcado en la línea social más que la estrictamente religiosa.  Esa fue la razón por la que en el año 1976, abandonaron Azua.  Habían trabajado aquí durante 25 años.

Segundo: Compañía de Jesús o Jesuitas

Estamos en esta Parroquia de los Remedios, puramente, haciendo un servicio, como llenando un vacío, sin contrato ninguno con la Diócesis.  Sólo dos Jesuitas hemos sido Párrocos en Azua, aunque más de una docena de compañeros han pasado por Los Remedios, unos como Vicarios, como P. Matías y Antonio Sánchez y Bartolomé Malvarez y otros como ayudantes y colaboradores, principalmente los Padres del Politécnico de San Cristóbal.

Primer Párroco: P. Jesús Santiso, desde agosto del 1976, hasta julio de 1984.  Dejó las clases del Seminario Santo Tomás por venir a Azua.

Segundo Párroco: P. Francisco Bartolomé, que hizo su entrada en la Parroquia Los Remedios, el día de las Mercedes de 1984.  Vino de la Parroquia San Pablo de  Villa González - Santiago, donde pasó 20 años.

Igualar ese mismo número de años aquí en Azua, es uno de sus más bellos sueños.  Eso coincide con los 500 años de la Primera Azua.

¿De quién depende que ese sueño se haga realidad?  De Dios y del Obispo.  Y añadiría y de “Mis hermanos cristianos de Azua”.

Este reportaje lo he escrito por deseos de nuestro Obispo y Pastor, Mons. José Grullón para celebrar los 50 Años de la Diócesis.