TRIDUO PASCUAL DIO INICIO CON MISA VESPERTINA

c_300_175_16777215_00_images_AAa.jpgMonseñor Tomás Alejo Concepción presidió la tarde-noche de este pasado jueves, la solemne Misa de la cena del Señor, en que Dios Padre nos regala el Don de la Eucaristía, el Don del ministerio sacerdotal y del servicio.

De igual modo, marca el inicio del Triduo Pascual, el tiempo litúrgico que continúa este Viernes y el Sábado santos en el que se conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, y por su relevancia constituye el centro gravitatorio de la Semana Santa y del año litúrgico.

En la ceremonia, el obispo de la diócesis de San Juan de la Maguana abogó porque todas las iglesias estén abiertas, con exposición destacada del sagrario y que sean lugares dignos para el culto a Dios.

“La Eucaristía no es propiedad nuestra, es propiedad de Jesus y se la dio a la Iglesia; el sacerdocio no es propiedad nuestra, es propiedad de Jesus y se lo dio a la Iglesia; visiten el sagrario, es Dios mismo en persona quien está allí. Ustedes deben esforzarse porque el sagrario luzca destacado y dedicado, porque ahí está Dios”.

Hizo un llamado a toda la comunidad cristiana para que el lugar en que está el mismo Dios, tal y como lo instituyera en la noche de Pascua que se conmemoró este Jueves Santo en el inicio del Triduo Pascual, luzca limpio y expuesto con delicadeza.

“Jesus no puede estar en el mismo lugar en que se guardan los mapos y las escobas” afirmó, al mismo tiempo que sugiere “vender dulces si es necesario” para lograr ese propósito.

A tono con las indicaciones emanadas del Vaticano por segundo año consecutivo, de acogerse a las medidas dictadas por las autoridades sanitarias, en esta ocasión también se suprimió el lavatorio de los pies, replicando el gesto de Jesús con su discípulos para llamarlos al Don del Servicio.