7MA VERSIÓN DE CAMINATA ESTUVO DESBORDANTE

c_300_175_16777215_00_images_A_Un_paso_por_mi_familia.jpg

Con entusiasmo desbordante, un gran número de familias participó este domingo 18 de noviembre en la caminata Un Paso Por Mi Familia, en el municipio cabecera, con un recorrido desde el parque central hasta el multiusos del colegio Padre Guido Gildea.

La oración de apertura del Padre Donald Mc Eachin, Asesor de la Pastoral Familia y Vida, formalizó un momento de reflexión en donde intervinieron los matrimonios de Fabiana y Juan José y Josefina y Esposo, en ánimos de motivar a la muchedumbre que se daba cita a la ya tradicional caminata.     

Coreando múltiples consignas a favor de la vida y canciones referidas a la institución primaria de la sociedad, primera escuela y primera iglesia, tras una motivación del adre Santo Cabral, la multitud emprendió la marcha hacia el sur, surcando barrios y sectores populosos, para luego regresar a la zona céntrica.

Era notoria la presencia de jóvenes y niños entre las personas adultas, en una masa compacta que se movilizaba, siendo separada apenas por segmentos a cuya vanguardia estudiantes portaban cartelones o banners con el nombre de la institución que representaban o con mensajes alusivos a la defensa de la vida, sobre todo el lema: salvemos las dos vidas.

Se realizaron, como se ha hecho una costumbre, varias paradas para reflexionar por el altoparlante de una unidad móvil, que reproducía y amplificaba la señal de Radio Corazones, enlace virtual de la marcha durante todo su trayecto.

 La Hermandad de Emaús dirigió su reflexión a importantizar la Eucaristía como alimento espiritual por excelencia para la familia, en tanto que el matrimonio conformado por la pareja de Damaris y José lo hizo por la familia como institución patrimonio de la sociedad y por extensión de la humanidad.

El diacono Julio Mateo y su esposa Ada, se enfocaron en la familia como un santuario de la vida y la importancia de que se preserve su integridad de grupos e intereses que atentan contra su esencia misma.

Una vez llegados al multiusos Monseñor Renaldo Connors, el coro Fe y Alegría se adueñó con marcado fervor de las canciones antes, y durante la Eucaristía.

En la homilía, el Padre Moisés Corcino, Vicario Adjunto de Pastoral, abordó el papel de las grandes minorías, representantes de grupos de poder, que imponen su influencia en la sociedad actual, caso de las minorias LGBTI, los feministas, los abortistas, los que promueven la identidad de genero, y los neoliberales, debido a la pasividad e indiferencia de las grandes mayorías, en la cual se encuentra el pueblo católico cristiano.

Precisamente, el diagnóstico de nuestra iglesia particular establece la indiferencia, frialdad y pasividad religiosa del pueblo mayoritariamente católico, como el problema fundamental que afecta la Diócesis de San Juan de la Maguana, impidiendo el encuentro personal con Jesucristo.  

 

José Danilo.-