ATENCION: OBISPO EMITE DOS COMUNICADOS DE ALERTA

c_300_175_16777215_00_images_Alerta.jpgEn apenas un lapso de una semana, los días 11 y 18 de este mes de junio, el obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana monseñor José Grullón, ha emitido dos comunicados de alerta: el primero,  para evitar que las personas resulten engañadas por un grupo hereje que se promueve como una congregación religiosa, mientras que el segundo documento advierte sobre las acciones fraudulentas de un estafador.

El primer caso dado a conocer el 11 de junio, responde al de una seudo-fraternidad que se hace llamar “grupo de la Altagracia”, desprendido de un agrupamiento misionero que surgió a iniciativa de los laicos de El Llano de Elías Piña.

Al emigrar sus líderes, se ha erigido en continuador del mismo alguien llamado Papo Ubrí, quien predica falsas doctrinas y enseñanzas contrarias al magisterio de la Iglesia católica, que pueden crear confusión y causar división en la comunidad cristiana.

Explica monseñor Grullón en el documento, que la Iglesia reconoce que “los fieles tienen derecho a formar y dirigir libremente asociaciones para fines de caridad o piedad…” (Canon 215). “Pero ninguna iniciativa se atribuya el nombre de católica sin contar con el consentimiento de la autoridad eclesiástica competente” (Canon 216), y este “grupo La Altagracia” no cuenta con el aval del obispo de la diócesis ni de ningún otro.

Entre sus falsas enseñanzas, predican que el matrimonio es algo malo, maldito, y que la humanidad debe vivir sin casarse, pero además mantienen un comportamiento de dudosos propósitos, ya que recluta muchachas y adolescentes como si fuera una comunidad religiosa, sus padres son engañados y el señor Papo vive con ellas en la misma casa.

El documento pide a las muchachas que se reintegren a sus hogares y exhorta a sus familias que vayan por ellas.

El otro documento, que corresponde al día 18 de este mes de junio, declara que un individuo que se hace llamar Johan Martínez Sención ha estafado personas, haciéndose pasar como  misionero de la Iglesia Católica, organizando viajes al exterior, ofreciendo de paso supuestas gestiones y facilidades.         

Se hace constar, que dicho señor no tiene ninguna vinculación con el obispo ni con la diócesis, por lo que se desliga de las acciones que esté llevando a cabo con estos fines reprochables, penados por las leyes.  

Recomienda “que ante cualquiera circunstancia, que les genere dudas, se acerquen a sus sacerdotes, los cuales son los representantes del obispo en cada una de las parroquias”.  

Ambos casos nos remiten a la cita de San Lucas en el Nuevo Testamento: “Ved cómo los hijos de las tinieblas son más sagaces que los hijos de la luz” (Lc 16, 8).

 

José Danilo.-