UNA EXPERIENCIA DE MEDITACIÓN GUIADA

c_300_175_16777215_00_images_Retiro_Cuaresmal.jpgLa Cuaresma se vive como un largo retiro que toca a todos los grupos, organismos y comunidades parroquiales de la Diócesis de San Juan de la Maguana, que intensifica las prácticas penitenciales a medida que se acerca la ruta crítica de la Pasión de Cristo.

Este Lunes Santo le tocó el turno al Obispado de San Juan de la Maguana, al integrarse en un profundo ejercicio de interiorización al personal de CARITAS-FUNDASEP, para lo cual se escogió la estancia Ribera de Oración, a la orilla del rumoroso arroyuelo Tenguerengue, lejos del mundanal ruido.

El retiro estuvo a cargo de Fray José María Guerrero, quien condujo el recogimiento interior de los participantes, en dos largos prefacios cuyo objetivo era capturar el interés reflexivo mediante un examen de conciencia sensibilizándonos ante el pecado primigenio, y recuperar nuestra filiación divina, como anticipo a una misa al aire libre.

Nos acompañaron monseñor José Grullón y los presbíteros Ramón del Rosario, Rodolfo del Carmen y Feliciano Méndez, este último concelebró junto al obispo y el fraile la misa efectuada al final de la experiencia de profundización espiritual.      

Sumirnos en la meditación produjo tal grado de profundización, que nadie reparó en que estábamos compartiendo la experiencia guiados por El Hombre del Año, premio que le fue concedido al fraile apenas el fin de semana anterior por uno de los diarios nacionales, tomando en consideración su obra bienhechora de promotor social en favor de los más humildes, dignificando su condición humana en la reconstrucción de sus casas a través de su Fundación Futuro Cierto. 

Cesar las actividades ordinarias para imbuirse de naturaleza, oración y meditación, obra resultados insospechados en bien del espíritu, que a la vez nos permite discernir nuestro ser y quehacer en el mundo, en la institución y el servicio en la Iglesia.

En este caso particular, el apartarnos a una jornada de convivencia espiritual sirvió además de preparación para orquestar las múltiples tareas concernientes a la Misa Crismal del día siguiente, el Martes Santo, sobre todo en la logística para el recibimiento de cientos de visitantes de las diversas parroquias, que asisten a la catedral y luego participan del almuerzo celebrativo de acogida.

 

José Danilo.-