FELIZ CUMPLEAÑOS 76 “MONSE” GRULLON

c_300_175_16777215_00_images_Feliz_Cumpleaos.jpgEl pasado 13 de diciembre, monseñor José Dolores Grullón Estrella, cumplió 47 años de su ordenación sacerdotal y este lunes 15 de enero, “Monse”, como le dicen sus más cercanos, arriba a sus 76 años de vida, sorprendiéndole sus natales en una visita pastoral en los confines de la zona fronteriza, allá, por esa geografía de esperanza que se extiende desde Bánica hasta Rio Limpio.

Entre ambas celebraciones, el obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana ha estado pregonando a los cuatro vientos, la importancia de sembrar y cosechar, en la propia vida, valores y normas tanto morales como espirituales que nos acerquen más a Dios, tornándonos más humanos.

Una característica de este maravilloso ser humano es que habla con el alma, dando testimonio de fe y de vida a partir de su experiencia personal, desde esa ignota dimensión espiritual –el corazón, diría Monse-, a donde no llega el bisturí, pero de la que salen todas las manifestaciones humanas.  

Promueve que las personas deben encarnar como principios sustantivos: la honestidad, la sobriedad, la religiosidad y la bondad, que no son tan abundantes como las monedas de curso legal.     

En orden no jerarquizado, la honestidad y la bondad son dos valores de importancia primaria en la vida de relación –referidos a la otredad, a los otros-, mientras que los dos restantes –la religiosidad y la sobriedad- están íntimamente ligados a la vida interior -a la mismidad y a Dios-.

Precisamente, son esos valores primordiales los ladrillos estructurales, sólidos cimientos, pilares fundamentales, que han hecho de monseñor José Grullon un hombre sobresaliente, en el más riguroso sentido de la expresión, ejemplar, fecundo, de gran corazón.

Porque ejemplos señeros de honestidad congruente, de austeridad sencilla, de natural religiosidad que refleje a Cristo en palabras y en obras, una vida, en fin, haciendo el bien a los más necesitados, es la principal carencia de nuestra sociedad.

Damos gracias al Señor por los 76 años de fidelidad de monseñor José Grullón, un pastor de honda espiritualidad apostólica impulsado por el Espíritu, que deja tras de sí huellas incontables de bendición, a cada paso.  

 

José Danilo.-