CONMEMORACION DE LOS FIELES DIFUNTOS EN SAN JUAN

 

c_300_175_16777215_00_images_FullSizeRender.png“Como es costumbre tradicional en la iglesia, ayer era el primer día de noviembre, la solemnidad de todos los santos, es decir de todos aquellos,  conocidos o desconocidos que ya han llegado al Cielo y hoy es la conmemoración de los fieles difuntos, de los que están en el Purgatorio purificando sus almas para entrar al Cielo…”

Con ese mensaje ambientó monseñor José Grullón el día reservado a rezar por las almas de los fieles difuntos este pasado domingo 2 de Noviembre, en el monumento al patricio Francisco Sánchez del Rosario, en el cementerio municipal de San Juan de la Maguana, guardando la serenidad y la compostura, no obstante ser vituperado por un enajenado mental que le deseaba toda suerte de males y enfermedades a el y a los presentes, haciendo en algún momento el amago de disparar metrallas imaginarias contra los fieles reunidos en tan solemne ocasión.

Vociferaba blasfemias y se atribuía el don supremo de volver a la vida a los muertos y ser " el camino y la verdad", el verdadero salvador.  

Dos agentes de la Autoridad Metropolitana del Transporte AMET retiraron al sujeto del lugar dejando en el aire la interrogante de si se trataba de un demente o un poseso.  

Desde primeras horas del día el camposanto comenzó a llenarse de deudos que visitaban las tumbas de sus allegados para honrar su memoria, rezar, llorar si el recuerdo aún permanece muy vivo, y limpiar o decorar con flores las tumbas de quienes ya han partido a esa otra dimensión sin tiempo, además de encender velas o alguna luz.

c_300_175_16777215_00_images_IMG_9033.pngMonseñor Grullón se explayó en un lenguaje sencillo, llano y accesible, en el mensaje del Cielo,  exponiendo que a diferencia de este valle de lágrimas en la Patria Celestial, definitiva y definitoria se manifiesta sin límites el amor de Dios, “que jamás acaba, no se agota la ternura del Señor, porque en el Cielo solo hay amor y ternura a raudales”.

En ese tenor explicó que en el Purgatorio las almas son purificadas, para poder “ver a Dios, disfrutar de la luz eterna y la magnificencia de su Gloria”.  

Exhortó a los presentes “no  olvidarse nunca de los muertos, los que esperan resucitar algún día con Cristo, que es el único que ha vencido la muerte”.

La costumbre de velar las tumbas de sus seres queridos en esta conmemoración se mantiene con el paso de los años y no resulta infrecuente en esta fecha que permanezcan en el cementerio hasta muy entrada la noche, para evitar que desaprensivos vulneren o profanen las tumbas para robar y vender a incautos las flores o lumbres depositadas en las tumbas, aunque en esta oportunidad una fuerte lluvia obligó a unos y otros abandonar desde tempranas horas de la tarde los dos lugares reservados en este municipio al sagrado descanso de los fieles difuntos.   

 

Mahru