La Paz es Posible...

c_300_175_16777215_00_images_paloma_paz.jpg

 

LA PAZ ES POSIBLE. CONSTRUYAMOS UNA CULTURA DE PAZ

Seminario sobre la Paz es Posible 9 sept. 2011

Mons. José Grullón Estrella

 

 

  1. Qué es la paz
    1. Estado de ánimo que nace de la unificación sobrenatural de todas las tendencias humanas hacia un único ideal
    2. La paz consiste en haber orientado hacia el único ideal de la vida las fuerzas y las tendencias de nuestra personalidad
    3. No es ausencia de conflicto, sino el resultado de un esfuerzo interior con el que se logra orientar hacia Dios todas las tendencias
    4. Es pues una conquista a base de fortaleza y voluntad, sostenida por la gracia divina

 

  1. Es una regalo de Dios
    1. La paz humana proviene de circunstancias externas y tiene que mantenerse fatigosamente
    2. La paz divina procede de lo alto, es un don de Dios al hombre de buena voluntad (Lc.2,14) “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres  de buena voluntad”
    3. Es plenitud de vida
    4. Fruto de lucha y de gracia (Gal.5,19-22)  Todos tenemos las tendencias de la carne como la fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidad, borracheras, comilonas y cosas semejantes. Los frutos del espíritu son: Amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, modestia dominio de sí.
    5. Se estable en el corazón del hombre y gradualmente conquista a todo el individuo y quien se le acerca

 

  1. Depende de mí y de ti.

Es una conquista. Se construye.

  1. Fruto de la virtud y de la abnegación
  2. La paz no puede existir sin la unificación interior de nuestros conflictos internos, y dicha unificación es futo fundamental de la caridad.
  3. La unidad producida por la caridad que engendra la paz verdadera no puede ser fruto de una lucha corta, es necesario un largo esfuerzo, sobre nosotros mismos.
  4. La paz se logra cuando aceptamos ser lo que tenemos que ser, a pesar de nuestros malos deseos y nuestras ambiciones; cuando aceptamos humildemente nuestra total dependencia respecto de Dios; cuando consentimos en realizarnos a nosotros mismos volviéndonos hacia aquel para el que hemos sido hechos.

 

La paz, además de ser una conquista, tiene que ser guardada.

 

  1. Dios nos la da como fruto de su plena posesión por parte de nuestra alma, pero esa posesión puede disminuir o extinguirse.
  2. b.    Debe basarse en la continua fidelidad a Dios  Padre. La fidelidad de correspondencia a todas las iniciativas divinas. Es una inquebrantable  convicción de que nada puede imponerse sobre Dios y vencerlo. La última palabra es siempre la de Dios. “La paz de Dios, que supera toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús” (Fil. 4,7)
  3. La paz es guardada por nuestra fe, la que no permite a nuestra inteligencia aquellas desviaciones y aquellos errores que destruyen la convivencia humana.
  4. La fe  dirige siempre nuestra mente hacia  aquellas concepciones de la vida que no son la emanación de la única verdad, siguiendo dócilmente la doctrina y el magisterio de la Iglesia. La paz guarda nuestra voluntad que orientada hacia Dios, ya no es esclava de las pasiones, sino que fascinada por el verdadero bien, lo vive en todas las manifestaciones de su existir.
  5. La paz perfecta es imposible en esta vida hecha de luchas y aflicciones, pero es posible una anticipación suya, que Dios concede a las personas que viven íntegramente su cristianismo.
  6. La paz es una conquista y un don, es una posesión y una esperanza, es un puente levantado hacia lo alto, de donde proviene al alma todo sostén
  7. Hacer una cultura de paz

La paz debe hacerse cultura, hábito, costumbre, manera de pensar y de vivir.

 

Para crear una cultura de paz debemos conocer y vivir el Santo Evangelio, ahí encontramos los principios de la paz enseñado y vivido por el Príncipe de la Paz. El que dijo “La paz les dejo, mi paz les doy…  “no se la doy como la da el mundo”

 

El evangelio es una guía, las personas de paz viven del san evangelio,

Todos queremos vivir en paz, pero tenemos conflictos internos dentro de nosotros, queremos imponernos, prepotencias, deseo de dominar…

Estos conflictos se pueden vencer.

Cuando se vencen se unifica nuestro interior y logramos la unidad interna, la paz.

Sin el evangelio es difícil lograr la paz. Este hace que uno unifique todo hacia el bien. A veces hay gobernantes que quieren paz humana, sin Dios, pero esos gobernantes están llenos de pasiones, de intereses y logran la paz de ellos pero contra la paz de los demás. Ellos están bien, pero el mundo anda mal.

 

Para crear una cultura de paz, debemos preguntarnos qué puedo hacer para que los que me rodean estén también en paz.

Conocer y vivir los principios que nos ofrece el Evangelio.

La paz se consigue con mucho esfuerzo. Hay que  emprender un camino de discipulado.

Sin la fe, sin el Evangelio no hay paz posible

 

Puedo hacer un proceso de ir pasando de los frutos de carne a los frutos del espíritu:

Dentro de nosotros hay…

Cambiar por…

Odio…..

Ofensa …..

Discordia…..

Error……

Duda…….

Desesperación…

Tinieblas…………….

Tristeza……………..

Desconsolado…….

Incomprendido...

 

amor

perdón

unión

verdad

confianza

esperanza

luz

Alegría

consolar

comprender

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Porque dando es como se recibe,

olvidando es como se encuentra,

perdonando se es perdonado

y muriendo se resucita

a la vida que no conoce fin.